Oxigenoterapia Hiperbárica 2017-06-14T20:51:15+00:00
Oxigenoterapia Hiperbárica

Oxigenoterapia Hiperbárica

La Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB), es una modalidad de tratamiento médico que consiste en la administración intermitente de Oxígeno, a una concentración del 100%, en el interior de una Cámara Hiperbárica a una presión ambiental superior a la atmosférica. El European Committee for Hyperbaric Medicine (ECHM) establece, en su 7ª Conferencia Europea de Consenso en Medicina Hiperbárica, que la Oxigenoterapia Hiperbárica debe administrarse a una presión mínima de 2 bar durante un tiempo no inferior a 60 minutos. La Oxigenoterapia Hiperbárica, posee varios efectos fisiológicos que afectan a toda persona sometida a un medio hiperbárico, junto a un amplio conjunto de efectos terapéuticos que se fundamentan en el aumento del oxígeno transportado por el plasma sanguíneo. Su consecuencia directa es una mayor disponibilidad de oxígeno en todos los tejidos del organismo. Dichos efectos terapéuticos, están indicados para el tratamiento de determinadas patologías, sus efectos secundarios están bien delimitados y se presentan en raras ocasiones cuando el tratamiento de Oxigenoterapia Hiperbárica es prescrito por un médico especialista en Medicina Hiperbárica, aplicado de forma correcta en Cámaras Hiperbáricas Certificadas para uso Sanitario y proporcionado en el momento adecuado.

Efectos Fisiológicos de la Oxigenoterapia Hiperbárica

Los efectos fisiológicos de la Oxigenoterapia Hiperbárica en el organismo, varían según el rango de presión aplicada, la concentración del oxígeno inspirado, el número de sesiones y el estado cardiorrespiratorio del paciente; pueden dividirse de la siguiente manera:

  • Derivados del aumento de la Presión Ambiental

    “La presión ejercida por una fuerza física es inversamente proporcional al volumen de una masa gaseosa, siempre y cuando su temperatura se mantenga constante.” (Ley de Boyle)

    Como consecuencia del aumento de la presión ambiental obtenido en el interior de una Cámara Hiperbárica, se produce una disminución del volumen de los espacios aéreos del organismo que no están en contacto con las vías respiratorias (vejiga urinaria, tracto digestivo, órgano auditivo y senos paranasales). Este efecto mecánico, tiene importantes aplicaciones clínicas en todas aquellas patologías donde exista un volumen gaseoso anormal, por ejemplo en Embolismo Gaseoso, Enfermedad Descompresiva, Íleo paralítico…

  • Derivados del aumento de la Presión Parcial de Oxígeno

    “La cantidad de gas disuelta en un líquido a temperatura constante, es proporcional a la presión parcial que ejerce ese gas sobre el líquido.” (Ley de Henry)

    En condiciones normales, del oxígeno transportado por la hemoglobina, tan solo un 0.3% se encuentra disuelto en el plasma sanguíneo. Al respirar oxígeno a una concentración del 100% en el interior de una Cámara Hiperbárica, la hemoglobina se satura rápidamente y a partir de ese momento todo el oxígeno remanente circula disuelto en el plasma sanguíneo. Aplicando un tratamiento de Oxigenoterapia Hiperbárica a una presión ambiental de 3 ATA, el volumen del oxígeno disuelto y transportado por el plasma sanguíneo puede llegar a ser 22 veces mayor que a presión atmosférica. De ello se deriva como acción directa, un aumento progresivo de la Presión Arterial de oxígeno superior a 2.000 mmHg (Milímetros de Mercurio) y un aumento de la Presión Venosa de oxígeno que puede sobrepasar los 400 mmHg.

.

Oxigenoterapia Hiperbárica

.

Efectos Terapéuticos de la Oxigenoterapia Hiperbárica

La Oxigenoterapia Hiperbárica, proporciona un aporte adicional de oxígeno ajeno a limitaciones de flujo o condicionamientos metabólicos, que puedan limitar la transferencia o aprovechamiento del oxígeno transportado por los glóbulos rojos. Esta hiperoxia arterial, venosa y tisular, el aumento del transporte y disponibilidad del oxígeno disuelto en el plasma sanguíneo, los cambios de volumen de los gases, la vasoconstricción periférica no hipoxemiante, la estimulación de formación de Óxido Nítrico y la gran formación de antioxidantes pueden proporcionar un efecto terapéutico en todas las patologías en las que exista un estado de hipoxia tisular general o local como factor causante o agravante de la patología. En determinadas patologías, se producen algunos efectos terapéuticos específicos:

  • Disminución del volumen de burbujas en Embolismo Gaseoso

    El aumento de la presión parcial del Oxígeno y la reducción a cero de la presión parcial del Nitrógeno aceleran la reabsorción de los émbolos gaseosos a favor de gradiente hasta lograr su eliminación (efecto ventana de oxígeno). La Oxigenoterapia Hiperbárica, es una indicación de Nivel 1 en casos de Embolismo Aéreo Gaseoso de cualquier origen, ya sea traumático, barotraumático, o inclusive quirúrgico.

  • Efecto Robín-Hood

    La vasoconstricción periférica causada por la Oxigenoterapia Hiperbárica, es un mecanismo fisiológico de defensa frente a la hiperoxia, y por tanto sólo afecta a los miembros sanos. Cuando existe un estado de hipoxia local (vasculopatía periférica, síndrome compartimental, edema maligno, trastornos metabólicos), este territorio se beneficia del volumen plasmático de los territorios sanos; es decir, que el tejido sano, el rico en oxígeno, sobrealimenta al hipóxico, el pobre. Debemos esta original pero significativa expresión a médicos rusos y cubanos, en cuyos países la Oxigenoterapia Hiperbárica tiene un alto grado de desarrollo.

  • Estímulo de la Microneovascularización y Neocolagenización. Angiogénesis

    La Oxigenoterapia Hiperbárica, favorece la reacción química de hidroxilación de la Prolina (aminoácido encargado de producir colágeno) y la formación de un exuberante Tejido de Granulación necesario para la cicatrización de heridas, en estados en que por causas hipóxicas (microangiopatía diabética, tejidos irradiados, arteriopatías en estadios avanzados, trastornos tróficos en enfermedades sistémicas: enfermedad de Crohn, Arteritis, enfermedad de Raynaud) su formación se encontraba frenada. Por otro lado, la alternancia entre hiperoxia y normoxia, constituye una significativa Angiogénesis (creación de nuevos vasos sanguíneos). Ambos mecanismos, están hoy día muy bien estudiados y evidenciados, con las modernas técnicas iconográficas. Por mecanismos similares, la Oxigenoterapia Hiperbárica ha demostrado también un cierto efecto sobre el metabolismo fosfocálcico, que ha dado lugar a ciertos estudios experimentales tratando de explicar un conocido efecto positivo en los retardos de calcificación.

  • Reactivación de la capacidad fagocítica oxígeno-dependiente de los Granulocitos Polinucleares

    Está muy bien estudiado en sofisticados estudios experimentales, que sientan las bases de la aplicación de la Oxigenoterapia Hiperbárica, que en algunas infecciones crónicas causadas por bacterias aerobias, en especial las producidas por Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa, la Oxigenoterapia Hiperbárica produce un efecto sinérgico cuando es aplicada junto al antibiótico Tobramicina.

  • Acción bacteriostática sobre algunos Gérmenes Anaerobios “no esporulados”

    En especial sobre Bacteroides fragilis, Actinomices, Rhizopus y algunos otros. En la actualidad, este mecanismo tiene menor importancia, al existir un buen arsenal antimicrobiano eficaz en muchas de estas situaciones. No obstante, el uso de la Oxigenoterapia Hiperbárica, debe considerarse en las situaciones en que los medios convencionales hayan fracasado, o no estén disponibles.

  • Acción bactericida sobre algunos Gérmenes Anaerobios “esporulados”

    Es muy conocida la actividad de la Oxigenoterapia Hiperbárica en las especies del género Clostridium causantes de infecciones necrosantes de partes blandas. La Oxigenoterapia Hiperbárica logra la destrucción del germen cuando se aplica a una presión de 3 bar.

  • Bloqueo de la formación de Toxinas Clostridiales

    Este mecanismo es más importante que en el anterior, puesto que en la gangrena gaseosa, la mortalidad precoz y fulminante, no se debe a la infección o la necrosis en sí misma, sino a la hemólisis provocada por varias de las toxinas clostridiales, en especial la alfa. La producción de toxinas está condicionada por la existencia de bajos potenciales de oxidación-reducción; el aumento de este potencial frena de inmediato la producción de toxinas, lo que únicamente puede conseguirse mediante la aplicación de Oxigenoterapia Hiperbárica.

  • Eliminación rápida de la Carboxihemoglobina (HbCO)

    En las intoxicaciones agudas por monóxido de carbono, la HbCO forma una molécula 240 veces más estable que la oxihemoglobina. La vida media de la HbCO en aire ambiente es de 520 minutos, y respirando oxígeno al 100% a presión atmosférica es de 80 minutos, mientras que con la aplicación de un tratamiento de oxigenoterapia hiperbárica a 3 bar el tiempo se reduce a 23 minutos.

  • Estimulación de la formación de Células Madre

    Las elevadas presiones parciales de Oxígeno obtenidas mediante Oxigenoterapia Hiperbárica logran multiplicar de forma significativa la formación de células madre en algunas zonas hasta 8 veces por encima de los resultados obtenidos por técnicas convencionales.

  • Radiosensibilización Tumoral

    Los efectos de las presiones tisulares de oxígeno sobre la terapia antitumoral, bien sea por hipoxia o hiperoxia son bien conocidos. La caótica neovascularización tumoral altamente sensible a la difusión del oxígeno plasmático puede aumentar la radiosensibilidad de algunos tumores. Como contrapartida, está ampliamente probado que la Oxigenoterapia Hiperbárica no estimula el crecimiento tumoral. Los estudios realizados son prometedores pero limitan la eficacia del mecanismo radiosensibilizador a que la irradiación se realice inmediatamente después de la aplicación de Oxigenoterapia Hiperbárica, lo cual solo es posible en centros hiperbáricos diseñados a tal efecto en unidades oncológicas.

  • Estimulación de la Síntesis de Óxido Nítrico

    Varios fármacos de reciente aparición, basados en la utilización adecuada del Óxido Nítrico, han abierto nuevas posibilidades terapéuticas a enfermedades o situaciones que actualmente carecían de tratamiento conocido. El papel estimulante de la Oxigenoterapia Hiperbárica en la síntesis de Oxido Nítrico no es un mecanismo experimental, si no un efecto bien documentado que explica alguna de las acciones de la Oxigenoterapia Hiperbárica y abre nuevas posibilidades de indicaciones terapéuticas.

Imágenes de ejemplo de Tratamiento de Oxigenoterapia Hiperbárica

Oxigenoterapia Hiperbárica
Oxigenoterapia Hiperbárica

Conclusiones

La Oxigenoterapia Hiperbárica, se fundamenta en unas bases sólidas y bien establecidas, su acción terapéutica se basa en el aumento del transporte y transferencia del oxígeno disuelto en el plasma sanguíneo que se obtiene al respirarlo a concentraciones del 100% en el interior de una Cámara Hiperbárica. Al hallarse en forma física libre, este oxígeno puede ser utilizado en territorios y situaciones en las que el transporte hemoglobínico sea ineficaz, lo que a menudo ocurre en trastornos en los que la Hipoxia Tisular es la causante de la patología y de su desarrollo. Las Contraindicaciones y efectos secundarios de la Oxigenoterapia Hiperbárica son pocos, están bien definidos y son fácilmente controlables. De las miles de publicaciones contrastadas que existen acerca de la Oxigenoterapia Hiperbárica, hemos preferido basarnos para realizar esta sección, únicamente en datos bibliográficos obtenidos de trabajos publicados por reputados médicos españoles especialistas en Medicina Hiperbárica.

Si está interesado en conocer las patologías que pueden ser objeto de un tratamiento de Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB) y que están aceptadas actualmente por el European Committee for Hyperbaric Medicine (ECHM), utilice el botón Indicaciones aceptadas. Gracias

Indicaciones aceptadas

Bibliografía: Manual de Medicina Subacuática e Hiperbárica, Dr. Emilio Salas Pardo, Dr. Juan Manuel García-Cubillana de la Cruz, Dr. Fernando Samalea Pérez. Medicina Integral, 17 (9): 64-80 1991, Dr. José Antonio Viqueira Caamaño, Dr. Ángel Pujante Escudero. Jano Medicina, volumen LIV, nº 1260, junio 1998, Dr. Desola, Dr. Ángel Crespo, Dr. A. García, Dr. Antonio Salinas, Dr. Joan Sala, Dr. Ubaldo Sánchez. Elsevier-Doyma FMC volumen 16, número 8, octubre 2009. Dr. Jordi Desola